Buscar
  • Dr. William A. Orr Mendizábal - Médico y Cirujano

Vitamina C


De acuerdo al Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos, la vitamina C conocida como ácido ascórbico es un nutriente hidrosoluble que se encuentra en ciertos alimentos. En el cuerpo actúa como antioxidante al ayudar a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres. Los radicales libres son compuestos que se forman cuando el cuerpo convierte los alimentos que consumimos en energía. Las personas también están expuestas a los radicales libres presente en el ambiente por el humo del cigarrillo, la contaminación del aire y la radiación solar ultravioleta.

Además, el cuerpo necesita vitamina C para producir colágeno, una proteína necesaria para la cicatrización de las heridas. La vitamina C también mejora la absorción del hierro presente en los alimentos de origen vegetal y contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunitario para proteger al cuerpo contra las enfermedades.

El cuerpo no puede producir la vitamina C por sí solo y como es soluble en agua apenas se acumula en el organismo, por lo que es importante un aporte diario incluyendo muchos alimentos que contengan esta vitamina en la dieta diaria como lo son los vegetales, verduras y frutas, o tomarla como suplemento alimenticio para que nuestro sistema pueda utilizarla y que nuestros órganos tengan un funcionamiento adecuado.

La vitamina C es indispensable en la formación de muchas hormonas del cuerpo y por ello es de suma importancia en varios procesos biológicos, entre ellos está el desarrollo apropiado del sistema inmune, la función cerebral y en glándulas suprarrenales. Los órganos que se benefician con la ingesta de vitamina C son los que participan en el metabolismo del cuerpo especialmente el hígado, páncreas, riñones y los tejidos de sostén como piel, pelo, uñas entre otros.

La deficiencia de vitamina C puede provocar problemas de la piel como el envejecimiento precoz o como ya fue mencionado anteriormente, su deficiencia predispone al sistema inmune a padecer de enfermedades virales especialmente las que afectan al aparato respiratorio como las gripes. Puede provocar hemorragias acompañada de una pobre cicatrización y lento proceso de curación de las heridas, así como anemia. Finalmente, cabe recalcar que se pueden desarrollar enfermedades terminales como el cáncer.

El sistema gastro intestinal tiene dificultad para absorber la vitamina C, por lo que al momento de presentar alguna deficiencia severa en caso de infecciones virales o bacterianas que afectan distintos órganos, la situación de la persona tiende a empeorar. En estos casos es preferible combinar la administración oral y la sistémica mediante sueros con mega dosis de vitamina C.

Está comprobado que el funcionamiento del sistema inmune al momento de presentar infecciones y la cantidad de vitamina C en el cuerpo tienen una relación estrecha, esto se debe a que los leucocitos utilizan esta vitamina para su propio funcionamiento y es necesario mantener un medio alcalino en el cuerpo para que los virus y bacterias no se puedan multiplicar. Otra función que tiene es en las células cancerosas ya que activa y fortalece las defensas del cuerpo para destruir estas células que han perdido sus características morfológicas. Asimismo, ayuda a regenerar tejidos en los procesos de cicatrización razón por la que se utiliza en pacientes con quemaduras extensas o politraumatizados.

Por todo lo anterior, se considera de suma importancia el uso suplementario de vitamina C mediante infusiones intravenosas en mega dosis cuando se determine una disminución en el sistema inmunitario de la persona.

https://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminC-DatosEnEspanol/

https://fundaciondelcorazon.com/nutricion/nutrientes/814-vitamina-c.html

https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-75182016000100012

José Miguel Bastías M., Yamira Cepero B. https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/002404.htm

#inmunológico

13 vistas

© 2017 creado por Metonimy Creative Studio